lunes, 11 de mayo de 2009

...y te seguí


“Ven, muerte, tan escondida,
que no sienta tu venida,
porque el gozo de contigo
no me torne a dar la vida…”

Entraste sin llamar y ser llamada.
Cruzaste sonriente y silenciosa
siguiendo el hilo tenue de mi vida.
Nadie te vio llegar hasta mi lecho.
Mis ojos te siguieron y mis manos
quisieron estrecharte, mas en vano,
que cayeron inertes al costado.
Cerré por fin mis ojos
feliz, agradecido,
y entonces sí te vi como esperaba:
tan blanca, hermosa y dulce, buena amiga.
Algo hondo noté que se rompía
allá dentro, muy dentro: era mi vida
que cambiaba, por fin, tras tantos años
de espera no sabida y deseada.
Me invitaste a seguirte y te seguí
sin mirar ni hacia dónde ni por dónde,
-¡para qué, si contigo era tan cierto
que a buscar otra Vida me llevabas…!-

José Antonio Gálvez

3 comentarios:

Salvador Macipe dijo...

José Antonio, ayer murió un amigo mío: Abelardo.
Esta poesía tuya me consuela, porque nos apuntas la posibilidad de que la otra Vida no sea algo tan inhóspito como pensamos y el paso a ella de la mano de la Muerte más que un horror puede que sea un dulce paseo al infinito.
En esa otra Vida deseo que Abelardo se encuentre con seres queridos entre los que sin duda estarán mis padres que (como él a ellos) tanto le querían.
Aquí deja un gran hueco sobre todo en su esposa sus hijos y en toda su familia. También lo deja en sus amigos entre los que me hallo porque, a pesar de lo poco que nos veíamos, al encontrarnos sentíamos una gran alegría; y por eso ahora mismo siento una gran pena, en parte mitigada por la poesía de José Antonio.
No puedo hacer otra cosa que desearte que descanses en paz, Abelardo, querido amigo,guardarte para siempre en mi memoria y rezar a Dios por tí ahora un padrenuestro.

Elisa Berna Martínez dijo...

Emotivo poema, cuidada la rima y la forma, y con el trasfondo de la muerte que tanto inspira a los poetas, por lo misterioso. Un saludo!

Beatriz dijo...

GRACIAS Salvador, hoy me he enterado que habías escrito sobre mi yayo y me he lanzado a buscar tus palabras, no te imaginas lo que me consuela saber que esta en el recuerdo de tanta gente, ahora no puedo escribir todo lo que siento pero… gracias, gracias por no olvidarlo, era y es único, toda la gente que lo conoció de verdad lo sabe!!!
Espero que nos presenten en Ariño para saludarte.