miércoles, 11 de febrero de 2009

UNA NOTICIA MÁS, COMO OTRA CUALQUIERA

UNA NOTICIA MAS, COMO OTRA CUALQUIERA

Guerra, muerte, sangre, dolor
cenizas, ruinas, humo negro y espeso
gritos, ayes de dolor,
silban silentes proyectiles
que desgarran, crueles mensajes de paz

Parafernalia bélica que acosa
indefensos en forzadas trincheras.
Veneno en el aire que abrasa
la piel y las vísceras de vivos-muertos.

Ruidos de motores de muerte
disparos en nombre de Dios, de Yahvé o de Alá
y predican desde sus púlpitos
palabras necias de paz.

Nada termina, todo es igual
desde Caín, en nombre de Yahvé
la sangre lava mis manos
en el nombre de Dios, de Yahvé o de Alá.

4 comentarios:

amor y libertad dijo...

la verdadera libertad no tiene sangre en las manos

Salva dijo...

¿Cuál es la verdadera libertad? ¿Quién la delimita o la decide? ¿En nombre de qué dios se invoca? ¿Existe?
Sólo sé con certezaque en nombre de ella se manchan -nos manchamos- las manos de sangre. Las manos se lavan -nos lavamos- con sangre.
Cada mañana representa una noticia más el diario que leen -leemos- y todo continúa, nada cambia.

Cesc Fortuny i Fabré dijo...

Sí, la injusticia y la violencia son limítrofes. Tus preguntas Salva, son aguijones. Pero las cosas si que cambian, aunque a veces sea a peor.

Genial poema.


Un abrazo eléctrico.

Salva dijo...

Esa pesimista reflexión me llega muchas veces: "...a veces sea a peor." Es lo que me hace exclamar los dolorosos versos finales.
Gracias sinceras por la calificación del poema Cesc.
Otro abrazo para ti
Salva