domingo, 1 de febrero de 2009

SONETO DE LA HUIDA

Quise tu luz asirla a mi mano
sincero en ti buscar el dulce ocaso.
¡Este fuego en mí no tiene caso!
Marchar quise de allí y quedarme en vano,
huera la mente, el pensamiento plano,
seguir en soledad tu suave paso,
mis dedos recorrer tu cuerpo raso
y ahogarme onírico de amor temprano.
Todo fue falso, espurio e imposible
incluso, crepúsculo, a tu lado
la huida se me hizo insensible,
tu aliento dulce en mí dejó clavado
la saeta del amor invisible
que me olvida a mi suerte abandonado.

Salva, cualquier día de agosto de 2008

5 comentarios:

Apologética dijo...

Bonito soneto salva, saludos en la luz.

Anónimo dijo...

RIMA A MODO E RESPUESTA

Ay lectora Apologética
me quedé anonadado
al leer tu envíado
en misiva tan escueta.
En la luz dices te encuentras,
yo todo veo nublado.
¡Ay qué feliz, qué preclaro
si como tú yo estuviera!
Sólo me queda esperar
y persistir en la huida
que pretendí en la rima
tristemente reflejar.
Suerte la tuya mi amiga
pues ya tienes claridad
permíteme que te diga
que en torno mío me siga
la total oscuridad.

Gracias por todo Salva

Salva dijo...

Pareció que mi rspuesta nada te dijo Apologética, ni te incitó a responderme. Mis disculpas descubrí después de ls rimas que no eres lectora si no lector. Enmendar la rima no cuesta nada, donde dice lectora leer Ay lector Apologética; nunca me agradaron los sustantivos epicenos, qué le voy a hacer...
Me hice ilusiones de mantener un intenso carteo por este medio pero..., los hados tal vez lo impidieron.
Salva

Elisa Berna Martínez dijo...

La huida suele ser el peor camino, aunque en esos estados suelen concebirse los mejores poema. Un saludo y encantada de leerte!

Salva dijo...

A veces la huida, mejor una retirada a tiempo, puede propiciar una posterior victoria pero..., "lo que no puede ser, no puede ser y además es imposible", dicen que dijo "El Gallo", el torero. El enamorado a veces desiste del mal amor y no le queda otra.
Gracias por tus comentarios.
Salva