jueves, 29 de enero de 2009

Y pensar que ahora esta de moda.

Es curioso ver como en estos tiempos que corren la moda ha sido caprichosa con el destino.
De un tiempo a esta parte podemos ver como gente de diferentes edades y posición social luce en sus cuellos una prenda muy curiosa, el pañuelo palestino, se usa como bufanda o de abrigo para la garganta, y los hay de múltiples colores, estampados y telas, madre mia! y pensar que el pañuelo palestino (el negro y blanco, o como mucho el rojo, porque no había otros), lo han llevado siempre tribus urbanas como los "punkies" o sobre todo la estetica "heavy", y pensar que los lllamaban guarros, y hoy hasta el mismísimo David Beckam luce uno.

Pero esto sin embargo es una simple anecdota para lo realmente importante, durante estos días hemos asistido, de una manera más o menos clara, gracias a las "facilidades" que le han dado en la zona a la prensa, a una guerra que se lleva librando años y años en Palestina. Es curioso conocer como en 1897, en un ambiente de creciente nacionalismo en Europa y previo a la Iª Guerra Mundial, un judío alemán residente en Viena, Theodor Herzl, fundó el movimiento sionista como grupo político que propugnaba el regreso de los judios a Tierra Prometida, de donde habían sido expulsados por los romanos en el año 71 d.C., más curioso resulta los lugares donde se barajaba situar el estado de Israel, en la Patagonia (Argentina) o en Uganda, descartados finalmente por el emplazamiento actual. Que lejos queda la promesa de Inglaterra de que "su gobierno vería con buenos ojos el establecimiento en Palestina de un hogar nacional para el pueblo judío aunque no se hará nada que perjudicase los derechos civiles y religiosos de las comunidades no judías existentes", pero no es hasta el 14 de mayo de 1948, y tras los horrores de la IIª Guerra Mundial (holocausto judío), cuando el primer ministro británico, Ben Gurión, proclamó el Estado de Israel, dejando a Palestina partida en tres pequeños territorios, entre ellos la franja de Gaza, acaso se necesita más fuego para que de estos polvos hoy tengamos estos lodos.

No creo que sea necesario hablar de la desproporción actual de este enfrentamiento, porque en mi opinión, actualmente no es una guerra en la que dos contendientes luchan en condiciones similares, asistimos a un sometimiento por parte de Israel al pueblo Palestino, y lo que es peor, a un mirar para otro lado de las grandes potencias, sobre todo EEUU e Inglaterra, con grandes intereses en la zona y con personas muy influyentes en sus países que profesan la religión judía. Yo pregunto, acaso ¿hay que otorgar a una religión un estado? o ¿en un estado debería elegir cada uno su religión?, sin duda me quedo con lo segundo, para muestra un botón.

3 comentarios:

Joaquín Macipe dijo...

Mientras la población occidental no presione a sus gobiernos para que dejen de vender armas en zonas en conflicto, mientras la guerra siga enriqueciendo a tanta gente... seguirán muriendo inocentes en Palestina, El congo, Uganda... Y en todos los paises que nisiquiera tienen un hueco en nuestros telediarios.

Elisa Berna Martínez dijo...

Siempre hay un "algo más" subyaciendo trás los problemas, y quizá el conflicto religioso sea la costra de un gran entramado de intereses tejido a lo largo de la historia, pero sin duda el que siembra el odio en el pueblo exponiéndolo a la metralla. Indignante y vergonzoso.

En este universo blogger han surgido unas cuantas iniciativas de apoyo a Gaza. En el ámbito de la poesía, aquí te dejo mi pequeña aportación a la causa en "Poesía contra a barbarie", junto con algunos links.

http://1balcon.blogspot.com/2009/01/poesa-contra-la-barbarie.html

Un saludo!

Natacha Díaz dijo...

Efectivamente, aunque en la mayoría de las veces uno ve en la prensa, la mala praxis de intención, tenemos que agradecer, que aún, por ignorancia, se saque a relucir temas tan poco entendidos.
Mi palestino es blanco y negro, pero el uso es bien distinto a la moda.