martes, 12 de agosto de 2014

La Cruz del Pregón de Fiestas 2014

¡Buenas tardes Ariño!

Comienzo este pregón, cómo no, agradeciendo al Ayuntamiento de Ariño el honor que me concede de ser el pregonero de estas fiestas. Aprovecho la ocasión para agradecer a todo el mundo, el homenaje que se me hizo el día de mi jubilación, el 25 de enero del año pasado. Porque fue todo mi mundo quien estaba allí, recordando y agradeciéndonos lo vivido en la escuela en estas últimas décadas.

Es posible que no haya ocasión tan multitudinaria como ésta, el pregón de estas fiestas, para rememorar esta última parte de la vida de la escuela. En este recopilatorio, con el que quiero ser conciso y completo al mismo tiempo, cada cual recordará más la que más o menos intensamente haya vivido, y al mismo tiempo servirá para conocer de forma más global el proyecto de escuela que entre todos hemos hecho en nuestro pueblo.

Regresé a Ariño, como maestro, en el verano del 89. Tenía entonces 36 años. Desde ese primer curso 89 - 90, todas las promociones del alumnado de la escuela han conocido la ciudad de Barcelona a través de un viaje cultural de 5 días con el que las chicas y chicos han conocido y viajado en diferentes transportes públicos, han entendido mejor la historia desde los tiempos de los íberos, la importancia del arte gótico, las posibilidades de una ciudad abierta al mar, lo que representó los juegos olímpicos para la ciudad, y la oportunidad, para algunos la primera, de convivir juntos, las 24 horas del día, para mejorar las relaciones entre todos.

Venía yo, con un bagaje importante del uso de las Nuevas Tecnologías para la Educación, y en ese mismo curso solicitamos participar en el proyecto Atenea, que convocaba el Ministerio de Educación. Y nos lo concedieron. En el curso 90 – 91 tuvimos nuestra primera aula de ordenadores.

Hasta el curso 96 – 97 aprendíamos con programas de EAO (Enseñanza Asistida por Ordenador). Le dimos una transformación tremenda a la revista trimestral de la escuela. Pasamos de la máquina de escribir mecánica a poder maquetar nuestras publicaciones con columnas, imágenes insertadas, distintos tamaños y tipos de letras. Una gozada. Se organizaban en nuestro centro cursos de formación para el profesorado de la zona. Entonces el profesorado aprendía a programar en “basic”, robótica, MSDOS,… ¡Qué barbaridad! Visto desde ahora.

Al principio del curso 97 - 98, siendo ya CRA, el mismo colegio con Alloza, la provincia de Teruel es la elegida por el Ministerio de Educación para experimentar el proyecto “Aldea Digital”. Había llegado Internet. En el año 96, aparte de las Universidades, que venían probando el sistema, se contabilizaron los primeros 400 usuarios de Internet en España. En noviembre del 97 dos profesores del CRA tuvimos un curso intensivo de formación de una semana en el CRIET de Alcorisa. Creamos la primera página web de la escuela, el periódico escolar comenzó su formato digital. Las NT (Nuevas Tecnologías) pasaban a llamarse TIC (Tecnologías de la Información y de la Comunicación). Surgió desde la escuela de Ariño la revista interescolar “El Lapicero Digital”, que trataba de utilizar las posibilidades de comunicación que nos proporcionaba Internet para poner en contacto a alumnos y profesores de distintas escuelas de Aragón. Revista que ha venido funcionando hasta el pasado curso escolar, y que fue un primer ensayo de la autoformación telemática del profesorado en Aragón.

En el verano del 98 compré algunos libros de juegos de matemáticas y junto con mi experiencia personal elaboré un manual de juegos y ejercicios de matemáticas para jugar a través de Internet. Una vez terminado me fui al Heraldo de Aragón, y en un corto encuentro con Amelia Almau, que era la persona que coordinaba el suplemento escolar de los miércoles, llegamos a un acuerdo por el que nos comprometimos a publicar semanalmente la experiencia de creación de juegos de matemáticas que íbamos a desarrollar en el aula el curso 98 – 99. Buscamos y encontramos socios, alumnos de otras escuelas, con los que comprobábamos que nuestras producciones funcionaban. El  eco de esta experiencia llegó a la revista Muy Interesante, que en el mes de abril del 99, sacó un espectacular reportaje de nuestra escuela. Recuerdo uno de los titulares del reportaje “Pequeñas sabias”, y allí estaban junto a los ordenadores algunas de las chicas de la clase. Hoy ya son licenciadas. Aquella experiencia fue el principio de nuestra dilatada divulgación en los medios. También se hizo eco de lo que hacíamos el mismo Ministerio de Educación, porque en los dos cursos siguientes del programa Aldea Digital fuimos a Madrid a impartir parte de la formación que recibían los asesores TIC y el profesorado que les acompañaba de las provincias que se agregaban al programa Aldea Digital. Lo que se hacía en Ariño era una parte curricular de su semana de formación.

Comienza el siglo XXI con el traspaso de las competencias en educación a las Comunidades Autónomas y un nuevo proyecto surge en nuestra escuela. “Aulas autosuficientes”. Probadas las ventajas educativas que nos proporcionaba Internet, no podíamos conformarnos con disfrutarlas sólo un tiempo del horario escolar, el que disponíamos cada clase para ir al aula informática. Por lo que decidimos deshacer el aula de ordenadores y repartirlos por las clases. Un grupo de padres voluntarios cableó todo el edificio para tener puntos de acceso en todos los espacios del centro. Terminando el curso 2001 realizamos una jornada de puertas abiertas en la que fuimos mostrando cómo se trabajaba en cada clase con las TIC, terminando la jornada con una mesa redonda con representación de la escuela, del Ayuntamiento, la empresa SAMCA, sus mineros, y la Dirección Provincial del Departamento de Educación del Gobierno de Aragón. La representante de la escuela planteo el proyecto “Aulas autosuficientes”, y todos los componentes de la mesa se comprometieron con el proyecto. En diciembre de ese mismo año teníamos nuestra primera pizarra digital, nuestra primera aula autosuficiente. Poco tiempo después se equiparon el resto de las clases y aún sobró dinero de las ayudas recibidas que invertimos en la creación de la Radio Escolar Sierrade Arcos.

Recuerdo una frase de un padre de la escuela que me dijo privadamente. “José Antonio, no te estarás pasando con tanta informática”. La frase fue clarificadora, había que trabajar también en la formación de los familiares del alumnado, no bastaba con dar información de lo que hacíamos. Había que implicar a todas las personas que de forma directa o indirecta influyen en el aprendizaje y el desarrollo de nuestros estudiantes. En el curso 2002 – 2003 nos transformábamos en Comunidad de Aprendizaje.

De aquella formación de familiares surgió un grupo de madres que ayudaba al nuevo profesorado que llegaba cada curso a crear los recursos digitales que necesitara, o la televisión escolar gracias a la formación en edición de video digital y la impagable colaboración posterior de algún padre.

En enero de 2003, en pleno proceso de transformación en Comunidad de Aprendizaje, recibimos la visita de un grupo de profesores de la Universidad de Barcelona, que al ver cómo trabajábamos nos dieron la idea de dejar definitivamente el papel como soporte de la información. Ya no necesitábamos el libro de texto, pero si cada estudiante tuviese su ordenador personal los trabajos de los cuadernos de nuestras chicas y chicos podíamos sustituirlos por archivos compartibles entre ellos y sus profesores. Ese mismo día escribía un email a una persona conocida, el periodista que nos hizo el reportaje en la revista Muy Interesante pocos años antes. En ese momento asesoraba a la Consejera del Departamento de Educación del Gobierno de Aragón. Al mes siguiente, el 26 de febrero de 2003 recibimos los primeros 16 tablet PC. Uno para cada alumna y alumno de 4º de Primaria. Era primicia en España.


Los cursos siguientes no faltaron las visitas y las salidas. Visitas de empresas, de políticos,  de profesores, de alumnado de magisterio, algunos quedándose varios días, semanas y hasta meses enteros, realizando prácticas, o basando en nuestras experiencias sus tesis doctorales. Aprendiendo. (Agradecimientos en su tesis doctoral de la ya Doctora Mafalda Catela).




Salidas de madres y profesores por toda la geografía española y por el extranjero. Nuestras chicas y chicos en Congresos, en el Forum de Barcelona, en el SIMO de Madrid, explicando cómo aprendían con las TIC.
Algo que me llena de orgullo es, que cuando esa primera promoción que comenzó en 4º de Primaria a usar su tecnología personal como herramienta de aprendizaje llegó al instituto, aquel padre que me dijo “José Antonio, no te estarás pasando con tanta informática” lideraba el movimiento de padres que se formó para exigir que sus hijas e hijos siguieran aprendiendo de la misma forma y con los mismos medios.

Enero de 2008... Quiero decir 4 nombres... Elena, Rosana, Patrik y Vicente. La salida que hizo historia, que nos dio a conocer ante el mundo que faltaba. Cuatro de nuestros chavales que nos representaron admirablemente. Os leo algunas citas de cómo lo contaban los periodistas:

 “Bill Gates eligió a estos pequeños ‘genios’ de las nuevas tecnologías para demostrar el gran beneficio que éstas pueden reportar a la educación de los alumnos”.

 “En una gran sala de un hotel de Berlín abarrotada de líderes políticos y económicos de 32 países, entre los que se encontraba la canciller Ángela Merkel, Vicente presentó su nueva herramienta de trabajo, un ordenador portátil que reconoce la escritura manuscrita y con el que trabaja en clase y desde casa conectado a internet”.




Después de Berlín formamos un grupo entre algunos padres y profesores del centro para analizar lo que estábamos haciendo y hacia donde deberíamos dirigir el futuro de la escuela. El concepto del aula tradicional donde el profesor se encuentra solo frente a sus alumnos ya era para nosotros de otros siglos. Y con la ayuda de personas de prestigio en el mundo educativo ideamos un nuevo proyecto, que titulamos: “La escuela sin aulas”. Un proyecto, del que ya hay en el Departamento de Educación del Gobierno de Aragón un estudio del coste de la reforma del edificio escolar realizado por el Ayuntamiento. Pero llegó esta maldita crisis. Un proyecto del que no voy a hablar más ahora porque ya está bien con la vara que os he dado.

Para seguir hablando de esto nos vemos en las peñas, o en las terrazas, o en las tertulias café sobre educación, que se realizan en la escuela semanalmente durante el curso escolar.

Agradezco la atención que habéis tenido conmigo. No quiero olvidarme de que soy el pregonero de las fiestas y como tal os invito a todos a gritar conmigo:

¡Viva Ariño!

¡Vivan las fiestas!

2 comentarios:

Esther Blasco dijo...

Un resumen genial de tu gran trayectoria, me quedo con este!!!!

Esther Blasco dijo...

Por cierto, se me olvidaba, como el facebook lo mira mucho más la gente me he tomado la libertad de publicar tus dos pregones, merece la pena leerlos. Salud!!!